Por prepotente, corren a «oreja» del gobierno

Por José Martín

Poza Rica, Ver.- Habitantes de la comunidad Antonio M. Quirazco de Tihuatlán corrieron a la delegada de Política Regional, Rosa Isela Álvarez quien prepotentemente les exigió retirar el bloqueo que mantenían en la delegación de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), donde exigían mayor personal docente para una escuela rural.

Ante el incumplimiento de acuerdos pactados, la mañana de este lunes, los padres de familia tomaron las oficinas de la delegación regional de la SEV para exigir la asignación de un maestro y director en la escuela primaria «Nicolás Bravo», ubicada en esa localidad.


Pero los ánimos «se calentaron» debido a que la delegada de Política Regional, Rosa Isela Álvarez, con prepotencia, les regañó diciéndoles que ellos no tenían por qué manifestarse en la SEV con sede en Poza Rica, sino en Tuxpan, que es donde presuntamente les compete las gestiones, sin embargo, los inconformes la tacharon de ignorante debido a que las gestiones y acuerdos los han hecho en esta ciudad.


Por la forma en cómo se dirigió, los manifestantes le respondieron que todas las gestiones y los acuerdos pactados hasta hace una semana, los hicieron en la delegación de la SEV de esta ciudad, y por lo tanto, se negaron a desistir a la protesta con la cual exigieron mayor personal docente para ese plantel educativo. 


Minutos después, representantes de la Secretaría de Educación de Veracruz se acercaron a los protestantes para solicitarles que conformaran una comitiva, y entraran a dialogar, a fin de convenir nuevos acuerdos y liberar las instalaciones de la SEV, ubicada en la colonia Magisterio.


Los manifestantes procedieron a la petición, pero al notar que la delegada de Política Regional, Rosa Isela Álvarez pretendía ingresar a la reunión, le exigieron que se retirara del lugar pues su presencia sólo creaba conflictos en vez de solucionar los problemas. La servidora pública afirmó que en ningún momento fue prepotente con los padres de familia.

Sin embargo, uno de los papás la encaró y le comprobó el maltrato que ejerció en contra del grupo de protestantes. Algunos otros evidenciaron videos en el que se observa a Rosa Isela Álvarez regañando a la multitud.

Ante esas pruebas, la servidora pública se vio obligada a alejarse del sitio y escabullirse entre los trabajadores de la educación, en tanto, los papás dialogaron con las autoridades de la SEV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *