«Desde el suelo hasta el cielo, hasta encontrarlos»: las lágrimas por los desaparecidos

Por José Martín

Papantla, Ver.- Empujando su silla de ruedas, Miguel Ángel Márquez llegó en el kiosco del parque Israel C. Téllez. De su mochila negra, despintada por el sol, sacó un micrófono y enseguida encendió su bocina que cargaba sobre los restos de sus piernas amputadas.

Frente a personas que bajo las sombras de los árboles disfrutaban algunas bebidas y helados mientras descansaban en el centro de la ciudad, Miguel Ángel apresuradamente hojeaba una libreta muy desgastada y doblaba; entre las páginas de aquel cuadernillo buscaba una canción de consuelo para dedicárselas a las mujeres que, entre sus manos, sostenían folletos o lonas con las fotografías de sus hijos desaparecidos.

Eran las mamás del colectivo de familiares en búsqueda “María Herrera” Poza Rica que instalaron un centro de acopio en el parque central de Papantla para pedir que les donaran materiales y herramientas que utilizarán durante la V Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas que realizarán del 7 al 22 febrero en varios municipios de la región norte de Veracruz.

Aquel artista urbano se plantó frente a las mujeres que desbordaban lágrimas sobre sus mejillas después de entonar la canción de “Las Buscadoras”; un tema musical que narra el calvario y la indiferencia que enfrentan los hombres y las mujeres que buscan los restos de sus seres queridos en fosas clandestinas.

Antes de comenzar a interpretar las letras de la canción “Un collar de perlas”, desde su silla de ruedas, Miguel Ángel Márquez les alentó: “Buscadoras, no se cansen de buscar, ustedes son unas guerreras que sólo quieren encontrar a sus hijos y Dios los escuchará. No se den por vencidas, sigan adelante”.  

Frente a personas sentadas y otras más que cruzaban de un extremo a otro del kiosco, el señor emprendió el canto, mientras las mujeres del colectivo María Herrera se postraron a sus costados como muestra de agradecimiento por su solidaridad y apoyo en la colecta de herramientas, alimentos no perecederos, medicinas de primeros auxilios y hasta algunas monedas que necesitarán para realizar la V Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas.

En esos instantes algunos ciudadanos se detenían a mirar las lonas donde están plasmados las fotos de los jóvenes que han desaparecido durante los últimos casi diez años en la región. También se acercaron algunos niños y niñas que depositaron unos pesos en las alcancías que permanecían a un costado de las imágenes de las víctimas.

“No me cansaré de buscarlo, hasta por debajo de las piedras, rascando el suelo, del suelo hasta el cielo buscándolo”, describió la señora Verónica Tapia Rivera, quien busca a su hijo Nicolás que fue “levantado” por policías estatales el pasado 4 de septiembre del 2015, en Papantla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *