• Los clasificaron como tal, pero sólo son cárcamos de bombeo, acusa el jefe de drenaje y alcantarillado, Sergio Sagahón

Por José Martín

Poza Rica, Ver.- Desmantelados y abandonados se encuentran un total de cinco plantas tratadoras de aguas residuales en la ciudad. Fueron construidos durante las últimas administraciones municipales, pero jamás funcionaron. En esas obras se habrían destinado más de 7 millones 500 mil pesos por parte de particulares y de las propias autoridades.

El jefe de drenaje y alcantarillado, Sergio Sagahón Morales declaró que, al inicio del actual gobierno, les informaron que se trataban de plantas tratadoras, pero en realidad solo son cárcamos de agua inservibles, desvalijadas y abandonados en diferentes colonias; algunos eran criaderos de moscos y zancudos que afectaban a las familias.

Esas construcciones se localizan en los fraccionamientos Gaviotas, La Floresta, Mangos II y en la colonia Los Laureles, por mencionar algunos. Por el desuso y descuido en las que se encuentran, casi todas se encuentran desmantelados en sus equipos de bombeo e instalaciones de tuberías.

El servidor público estimó que cada planta tratadora habría costado un promedio de un millón 500 mil pesos, pero lamentó que jamás funcionaran para reducir los niveles de contaminación de agua que se descargan de los drenajes domiciliarios hacia las corrientes de los cinco arroyos que cruzan la ciudad.

Recordó que, en días pasados, las autoridades locales inspeccionaron la planta de tratamiento de aguas residuales de la colonia Fraternidad Antorchista, donde destinaron recursos económicos para brindarle los respectivos trabajos de mantenimiento a las instalaciones que benefician a un promedio de 100 familias.

El ayuntamiento adquirió una bomba de un costo aproximado de 10 mil pesos, además repararon unos “mecheros”, pintaron, colocaron rejillas nuevas y abastecieron de gas a los equipos.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *