Por José Martín
Poza Rica, Ver.- Un trabajador de la Comisión de Agua del Estado de Veracruz (CAEV) falleció presuntamente de Covid-19 y otros tres obreros más están contagiados, mientras que el resto de los sindicalizados temen presentarse a laborar porque las instalaciones no las han sanitizado desde que empezó la pandemia del coronavirus.

Aproximadamente a las 05:30 de la mañana del pasado sábado murió un empleado de la CAEV que presentaba los síntomas del virus, por lo cual permanecía aislado en su domicilio, ubicado en la colonia Tepeyac.

Por temor a represalias, uno de los trabajadores declaró en anonimato que, en meses pasados, el encargado de las oficinas operadoras de la CAEV, Guillermo González Alamillo ordenó que todos los empleados retomaran sus actividades a pesar de que los centros de trabajo nunca fueron desinfectados y tampoco les dotó de kits de protección para protegerlos.

A través de oficios al Sindicato de Obreros y Empleados al Servicio del Sistema de Agua Potable, Alcantarillado, Saneamiento y Conexos de la Zona Norte de Veracruz, solicitó que los 157 asalariados y 70 eventuales, incluidas las personas con enfermedades crónico – degenerativas, regresaran a sus labores sin garantizarles la sanitización de los tres departamentos de administración, operación y mantenimiento para prevenir los contagios de la pandemia Covid-19.

«El ingeniero Alamillo hizo caso omiso a los oficios que se le mandaron para exponerle el grave riesgo en el que se encontraban nuestros compañeros que padecen una enfermedad crónica y que eran los que estaban apegados a esa situación, que se fueran a enfermar», reprochó uno de los inconformes quién aseguró que le advirtieron a Guillermo González que sería el responsable de lo que ocurriera con la salud de los sindicalizados al servicio de la CAEV.

La víctima de fallecimiento por posible coronavirus tenía 42 años de edad, y apenas tenía tres años de haber obtenido su basificación en la Comisión de Agua del Estado de Veracruz, los otros tres permanecen aislados en sus respectivas viviendas. Otras diez personas más se enfermaron de síntomas parecidos al coronavirus, pero no tuvieron complicaciones y actualmente trabajan con normalidad.

Los obreros de las tres áreas exigieron la intervención de las autoridades estatales de la CAEV, y del propio Gobierno de Veracruz para sanitizar las instalaciones de la CAEV, y suministrarles los equipos de protección y desinfección de cada empleado de esta dependencia encargada de abastecer de agua a toda la ciudad de Poza Rica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *