Por José Martín

Poza Rica, Ver.- En Tihuatlán se registró un brote de rabia paralítica que desencadenó el sacrificio de 45 borregos infectados. El municipio es considerado como una zona roja por el riesgo de más contagios de esta enfermedad, por lo que activistas y defensores de animales solicitaron a las autoridades de Poza Rica y Cazones de Herrera, implementar urgentemente jornadas de vacunación antirrábicas y esterilizaciones gratuitas para prevenir la propagación de este virus mortal. 

En la comunidad La Reforma y San Ángel de Tihuatlán casi 50 borregos contrajeron la rabia. El propietario reconoció no haber vacunado a tiempo a su ganado, por lo que se vio obligado a sacrificarlos para evitar más contagios en sus animales de corral. 

Ante esta situación, la protectora de animales, Day Uribe declaró que a través de documentos solicitaron al ayuntamiento de Poza Rica que destine recursos públicos para realizar jornadas de vacunación antirrábica y esterilizaciones gratuitas de perros y gatos en diferentes colonias de la ciudad. 

La intención es atender y apoyar a los ciudadanos de escasos recursos financieros que no puedan pagar estos servicios veterinarios para sus mascotas. En el oficio, los activistas sociales proponen que las campañas se realicen en colonias como Arroyo El Mollejón, Fausto Dávila Solís, Campo 3 y La Ceiba, por mencionar algunos de los sectores habitacionales considerados como zonas de alta marginación y pobreza extrema de las familias. 

Recordó que, como defensores de animales, han emprendido diferentes campañas, de forma constante y a bajo costo, sin embargo, varios propietarios de mascotas han externado que se les dificulta pagar la cuota mínima para acceder a los servicios de veterinarios que se suman a estas actividades en apoyo, protección y prevención de la rabia, así como de esterilizaciones para reducir el número de perros y gatos en situación de calle.

El gobierno de Poza Rica se comprometió en dar una respuesta dentro de cinco días hábiles.  

En Cazones de Herrera, por medio de una solicitud también, el alcalde, Zenón Pacheco destinó dinero del erario público para emprender estas acciones de salubridad, y, además, acordó realizarlas cada dos meses para evitar brotes de esta enfermedad que es transmitida por la mordedura de un murciélago contagiado y que puede transmitirla hacia los animales de corral, las mascotas y hasta en los seres humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *