Por José Martín

Poza Rica, Ver.- Por segunda ocasión, la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente (PMA) clausuró la construcción de una nueva sucursal comercial en el fraccionamiento Las Palmas por carecer de permisos para el destino final de material contaminado con combustibles. 

Hace unos días, una cuadrilla de trabajadores de sindicatos materialistas y de la Constructora EDISA Ingeniería Deimos, retomó la obra que hace seis meses fue suspendida por infringir y contravenir con las normas ambientales del estado de Veracruz. 

La tarde de este jueves 22 de abril, los inspectores de la PMA nuevamente arribaron a la zona de construcción para inspeccionar que los obreros cumplieran con las documentaciones respectivas, sin embargo, reconocieron que todavía no contaban con las autorizaciones.  

En noviembre del 2020, el personal de la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente clausuró la construcción de la tienda departamental Coppel, ubicada en el bulevar Adolfo Ruiz Cortines, por carecer un permiso para el retiro y destino final de material pétreo que contiene combustible.

Esa suspensión perjudicó económicamente a unas 300 familias que dependen del acarreo y el depósito final de los restos de construcción, además de que mantiene paralizada una inversión de 50 millones de pesos. 

El argumento de las autoridades estatales ambientales es que en el lugar existen materiales contaminados de gasolina o diésel que permanecían enterradas en un área del predio que hace 20 años fue utilizado como un pozo de visita de una gasolinera, y que quedó descubierto mientras derrumbaban el edificio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *