Por José Martín

Poza Rica, Ver.- En los últimos 26 días han ejecutado a tres políticos en la zona norte de Veracruz, de los cuales, sólo de un caso la Fiscalía General del Estado (FGE) detuvo a los presuntos autores intelectuales, los otros dos casos siguen impunes. 

El caso más reciente ocurrió la noche de ayer miércoles 30 de junio del 2021. El aspirante a la alcaldía de Tihuatlán por Morena y ex diputado federal por el PRD, Nicanor Martínez Olguín fue acribillado por sujetos desconocidos mientras llegaba a su domicilio.

Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 21:00 horas de la noche en la entrada a la colonia Insurgentes Socialistas, también conocido como El Guayabal, en la cabecera municipal de Tihuatlán. 

En el ataque también resultaron lesionadas por armas de fuego su esposa e hijo menor de edad, quienes fueron trasladados a un hospital en la ciudad de Poza Rica.  

El otro crimen ocurrió hace casi apenas una semana en el municipio de Álamo Temapache. La víctima fue el representante del PAN ante el consejo municipal del Organismo Público Local Electoral (OPLE), Felipe Gone Rodríguez. 

De acuerdo con información de las autoridades, el político fue interceptado por un taxi mientras circulaba sobre el bulevar Álamo – Estero del Ídolo, aproximadamente a las 19:00 horas de la noche en la colonia Adolfo López Portillo.

A casi una semana del homicidio, la FGE no ha informado sobre los avances de las investigaciones, pero sus familiares presumen que el asesinato podría ser porque Gone Rodríguez denunció la quema de boletas electorales en el OPLE de Álamo Temapache. 

El tercer caso y el primer crimen contra un político ocurrió el sábado 5 de junio en Cazones de Herrera. A unas horas de las elecciones pasadas, Remigio “René” Tovar Tovar fue asesinado por un grupo armado después de sacarlo violentamente de su domicilio. 

Esa noche, el entonces candidato del Movimiento Ciudadano (MC) a la alcaldía fue herido de seis impactos de bala, minutos después, sobre la carretera Cazones – Poza Rica. 

Sus familiares, al escuchar las detonaciones de armas, se trasladaron rápidamente al lugar, localizando a René Tovar malherido, por lo que a bordo de una camioneta particular lo trasladaron a un hospital particular de Poza Rica, sin embargo, al llegar al nosocomio, el abanderado ya había muerto. 

A pesar de esa situación, el proyecto político ganó las elecciones mientras los ciudadanos exigían justicia por la muerte de Remigio Tovar.

No fue hasta el pasado 23 de junio cuando la fiscalía de Veracruz detuvo a Omar “N”, el suplente y quien había quedado como alcalde electo, como presunto autor intelectual del crimen, así como otras dos personas más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *