• Los responsables serían Julio Díaz Reyes, Noé Martínez Blanco y otro “ingeniero” identificado Cuéllar

Por José Martín

Poza Rica, Ver.- Con temor, una trabajadora sindicalizada de Petróleos Mexicanos (Pemex) denunció públicamente que son víctimas de amenazas de despidos y acoso laboral por parte de los directivos del Centro Integral de Mantenimiento y Laboratorios a Sistemas Artificiales (Cimylsa) adjudicada al proyecto Aceite Terciario del Golfo (ATG) de la zona norte de Veracruz.

Se trata de Judith Anel Ruiz Villegas, quien es ayudante de operario de combustión interna en ATG – Cimylsa, quien declaró que desde hace cinco años padecen de hostigamiento y sobre carga de trabajo que no competen a sus categorías, de acuerdo a lo establecido en sus contratos colectivos de trabajo (CCT), avalado por el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM).

La trabajadora, con más de 10 años de antigüedad y miembro activo del STPRM, acusó a los directivos Julio Díaz Reyes, Noé Martínez Blanco y otro identificado como ingeniero Cuéllar, incumpliendo con los procesos administrativos y sin documentos, la asignaron hasta la comunidad de La Mesa de Metlaltoyuca del estado de Puebla, exponiéndola a sufrir percances o accidentes fuera de su área laboral.

Aseguró que la amenazaron que, de continuar negándose a realizar funciones que no le corresponden, le harán un reporte acusándola de abandonar sus labores. Con argumentos de que requieren de más personal para poder cumplir con el trabajo, los encargados “sobrecargan” de labores a los petroleros a pesar de que existen plazas vacantes que no las gestionan, y que obstruyen los deseos y la capacidad de varias trabajadoras que realmente quieren trabajar.

En el departamento de Cimylsa – ATG laboran un total de siete operarios y cada uno debería contar con sus respectivos ayudantes, pero actualmente sólo Judith desempeña esa labor, mientras que el resto del personal, desde hace cinco años, se encuentra “prestada” en áreas administrativas realizando labores que no están dentro de la categoría a la que pertenecen.

También afirmó que existen demasiadas anomalías incluso accidentes que no se han dado a conocer públicamente y que mantienen en riesgo la integridad física y hasta la vida de los sindicalizados. Otra situación que padecen es que a todos los obreros no les proporcionan sus herramientas de trabajo, con sus propios recursos económicos, se ven obligados a comprarlas.

Al acudir al STPRM de la sección 30 para reportar esta situación, al principio, los dirigentes sindicales le refrendaron su apoyo y le prometieron que no saldrían de su base, sin embargo, unos minutos después, le ordenaron que debía obedecer las instrucciones porque el sindicato ya había negociado con los directivos de ATG – Cimylsa, pero sin entregarle documentos.

Las oficinas de ATG – Cimylsa se ubican sobre la carretera Poza Rica – Palma Sola en el municipio de Coatzintla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *