Por José Martín
Papantla, Ver.- La zona arqueológica El Tajín y los otros nueve sitios arqueológicos del estado de Veracruz no serán abiertas al público hasta que el semáforo epidemiológico esté en color verde y existan las garantías para evitar contagios del virus Covid-19 entre los turistas.

El investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Francisco Javier Andrade declaró que la apertura de estos espacios culturales depende de las condiciones de sanidad que presente la pandemia, así como de las indicaciones que emitan las autoridades de la Secretaría de Salud (SS) federal, para prevenir la propagación del coronavirus.

También – agregó – es necesario que se proporcione, tanto a los trabajadores del INAH como a los visitantes, las medidas sanitarias adecuadas para no infectarse del virus, y poder laborar en las zonas arqueológicas del estado que permanecen cerradas al público desde hace casi dos años.

Aunque para el investigador, la situación es crítica ante el incremento de casos positivos de Covid-19, y muertes de personas por esta enfermedad, durante los últimos meses. «Cuando el semáforo y la Secretaría de Salud digan que ya es viable la apertura, inmediatamente abriremos con la nueva normalidad», expuso al declarar sobre la crisis que ha desencadenado la pandemia.

Las principales zonas prehispánicas de Veracruz son, Cempoala, El Tajín, Cuyuxquihui, Las Higueras, San Lorenzo Tenochtitlán, El Zapotal, Quiahuiztlán, San Juan de Ulúa y Tres Zapotes, por mencionar algunos de los sitios que están a cargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Actualmente los empleados del INAH laboran a puerta cerrada, y de manera escalonada en las áreas arqueológicas y museos para protegerse del coronavirus, cumpliendo con las medidas sanitarias como el uso de cubrebocas, gel antibacterial y la sana distancia entre los individuos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *