Por José Martín

Poza Rica, Ver.- Con mochilas al hombro, bolsas y niños en manos, más de 3 mil migrantes sudamericanos han salido esta semana de Poza Rica a ciudades del norte de país en busca del «sueño americano». 

El gerente general de la Central de Autobuses de Poza Rica (Capor), José Damián Florencio declaró que, en la ciudad, es la primera vez que ocurre un éxodo de tal magnitud, hombres, mujeres y menores de edad, provenientes del sur de América con intenciones de llegar a los Estados Unidos. 

Desde el lunes pasado comenzaron a llegar los primeros viajeros, pero fue este jueves 16 de septiembre, cuando    el número de pasajeros alcanzó los mil 600 individuos que salieron de Poza Rica hacia la ciudad de Acuña, Coahuila.

Las caravanas vienen de la ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz y el puerto. La próxima parada es Poza Rica, donde cuentan con el servicio de la empresa «Estrella Blanca» que anteriormente solo disponía de dos corridas hacia el municipio de Acuña. 

Pero ante la demanda de usuarios, la compañía transportista habilitó «corridas» extras hasta alcanzar el tope de 40 unidades motrices con capacidad de trasladar a mil 600 personas en un día. 

La mayoría de los migrantes provienen de Haití, aunque también entre la caravana viajan personas de Venezuela, Honduras y Cuba. 

José Damián Florencio aseguró que para abordar los autobuses, todos deben presentar sus documentos personales, principalmente el pasaporte que acredite ser beneficiarios del programa de «refugiados» que implementó el gobierno federal desde la ciudad de Tapachula, Chiapas, para permitirles viajar por el territorio nacional. 

Lucran con desgracia de migrantes  
Ante la desgracia y necesidad de los migrantes de salir de Poza Rica para continuar con su viaje y llegar a la frontera del país, las empresas de transporte público habrían incrementado los costos de los boletos para permitir que las unidades salieran de la central camionera. 

La compañía «Futura» tiene un costo de casi 2 mil 140 pesos por boleto, incluido niños y niñas, por el tipo de servicio que brinda, mientras que la empresa «Frontera» mantiene un costo menor, unos mil 935 pesos por persona. 

Uno de los ejecutivos de una línea de autobuses acusó, bajo el anonimato, que estas empresas, además de alterar las tarifas, también están incumpliendo con los cobros de medios pasajes para los menores de edad que forman parte de las caravanas.

Incluso aseguró que algunos «viajeros» no presentan documentos, pero a pesar de ello, les vendieron los boletos pues la demanda del servicio representa «fuertes» ingresos económicos. 

También reprobó las condiciones insalubres y antihigiénicas que cometen los migrantes al quedar varados, como el caso de la Capor, donde además de basura, realizan sus necesidades fisiológicas en la vía pública. 

Por lo que exigió la verdadera intervención de las autoridades de la Secretaría de Salud (SS) para regular está situación y evitar riesgos de contagios del virus Covid-19 entre los usuarios de los autobuses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *