Por José Martín

Coatzintla, Ver.- Con pancartas y lonas en manos, integrantes del Sindicato Único de Empleados y Trabajadores Mártires de Río Blanco marcharon por las calles y se plantaron frente al Ayuntamiento para exigir la reinstalación de 32 obreros al servicio del municipio de Coatzintla que presuntamente son víctimas de abuso de autoridad.

El coordinador regional de la Federación Auténtica de Trabajadores del Estado de Veracruz (FATEV- CAT), Samuel Vicencio Delgado calificó como una violación a los derechos humanos y laborales de los empleados municipales de Coatzintla al no reconocerles su basificación y respectivos salarios.

Tienen casi 40 días de permanecer en la explanada del ayuntamiento en espera de que sean reinstalados en sus áreas de trabajo. Por esa situación, amagaron con manifestarse frente al Palacio de Gobierno en Xalapa y de ser necesario, manifestarse frente al Palacio Nacional para solicitar la intervención del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Ante la movilización de los inconformes, el alcalde César Ulises García Vázquez se vio obligado a declarar públicamente, donde aseguró que sólo defiende y atiende los intereses del pueblo coatzinteco.

En rueda de prensa, desde sus oficinas, el presidente municipal aseguró que, la administración de la ex alcaldesa, Patricia Cruz Matheis y los líderes sindicales, se excedieron al aumentar en un 68 por ciento la plantilla laboral a escasos meses de concluir el gobierno local, lo que consideró como un daño patrimonial al erario público de Coatzintla. 

Recordó que este año 2022 redujo el presupuesto del Fondo para la Infraestructura Social Municipal (FISM), mientras que el Fondo de Aportaciones Múltiples (FAM) incrementó ligeramente, pero no casi el 70 por ciento como la plantilla de trabajadores sindicalizados. 

García Vázquez mencionó que serán las instancias jurídicas las que determinen el futuro laboral de los 33 trabajadores sindicalizados que habrían violentado los órdenes administrativos.