Por José Martín

Poza Rica, Ver.- Por exhibir anomalías en el mercado Poza Rica, una mujer comerciante denunció que es reprimida y discriminada por el dirigente de los locatarios y responsables de la vigilancia interna.

La ex secretaria general de la Unión de Comerciantes del mercado Poza Rica, Marcela Vicencio Galindo declaró que le negaron el cobro de la cuota para los rondines nocturnos de seguridad en su local, ubicado en el área no remodelada de este centro de abastos.

El guardia, responsable de la inspección interna de ese sector comercial, le argumentó que no le aceptarían más sus aportaciones por sus constantes quejas y señalamientos sobre los índices delictivos que ocurren dentro de la plaza comercial, y por indicaciones del actual dirigente, Martín Espinoza.

Vicencio Galindo aseguró que estos actos comenzaron después de que, a los vigilantes, los exhortó a redoblar esfuerzos ante un segundo robo que sufrió una de sus compañeras locatarias que le “desaparecieron” su mercancía que dejó entre los pasillos, afuera de su negocio. 

Además de recriminarle personalmente, Marcela Vicencio, a través de sus redes sociales, ha exhibido las fallas que prevalecen en el mercado Poza Rica, desde falta de transparencia en el manejo de los recursos y hasta incrementos en las cuotas por los servicios, pero también, han sido más sus acciones de promoción y difusión de los productos y servicios que ofrecen los locatarios.

Ante esta situación, el departamento de vinculación y prevención del delito del ayuntamiento visitó a Marcela Vicencio Galindo para orientarla y asesorarla sobre los procedimientos que debe seguir para erradicar la discriminación hacia su persona y le reanuden el servicio de vigilancia en su negocio.

Pagar la cuota voluntaria, los comerciantes tienen derecho a acceder, a cualquier hora y día, a sus locales en horarios nocturnos. De no hacerlo, les niegan el acceso y los rondines de seguridad, situación que deja vulnerables su patrimonio.