• Es el caso de Juanito, de 15 años, quien fue asesinado brutalmente mientras iba a visitar a sus familiares

Por José Martín

Papantla, Ver.- Su sueño era pertenecer a la Secretaría de Marina Armada de México (Semar). Pero fue asesinado de 28 puñaladas y lo degollaron en medio de la oscuridad mientras regresaba de la casa de una de sus tías después de cenar.

Es el caso de Juan Jesús Hernández Martínez, de 15 años de edad, quien fue localizado sin vida en medio de un charco de sangre en el camino antiguo que conduce a la comunidad Arroyo Colorado en Papantla.

“Estaba preparándose para hacer el examen de admisión de la preparatoria. Había sacado ficha para presentar examen. Tenía fotos. Se cortó el pelo porque ya estaba listo, estaba preparándose para ir a la prepa, luego a la universidad. Iba a estudiar en la Marina… tenía una meta trazada, no había ni una mancha en su vida, señores”, exclamó su tía frente al ataúd que contenía el cuerpo de su hijo.

Con lágrimas en los ojos, rabia e impotencia por el crimen, la mujer recordó que Juanito, todos los días trabajaba y estudiaba al mismo tiempo. “Quienes lo conocieron, fue un hijo excepcional, fue un excelente estudiante. Trabajador, amigo, vecino, hijo. Juanito fue ejemplo de tenacidad, de valor, de lucha, de constancia. Juanito, a pesar de las adversidades que la vida le estaba dando, no se doblegaba, luchaba”, narró frente a una multitud de personas que lo acompañaron hasta su última morada, el panteón municipal de la Santísima Trinidad.

Bajo los rayos intensos del sol, con pancartas en manos, sus familiares, amigos y vecinos de la colonia Valentina, acompañaron el cortejo fúnebre de Juanito, y exigieron justicia y castigo para el o los culpables del homicidio.

Su familiar insistió en que Juan Jesús no tenía problemas con nadie, ni en la escuela, calle o colonia, ni en ningún lado. Tampoco problemas de conducta. “Juanito era excepcional”, expresó al mismo tiempo que la multitud lo despidió en medio de aplausos.

Las 18 navajeadas que mataron a Juan
La noche del pasado miércoles 16 de marzo, Juan Jesús fue apuñalado en 28 ocasiones, y todavía le cortaron el cuello. Murió desangrado sobre la calle, el camino de la localidad Arroyo Colorado, entre las inmediaciones de las colonias Lomas de Plata y Margarita Morán Véliz.

Regresaba de ir a cenar con una de sus tenías. Degustó la cena con sus familiares y uno de sus últimos momentos en vida la compartió con uno de sus primos quien se apostó frente al cuerpo de Juan Jesús para recordar que esa noche, tomaron un café y platicaron de metas en su vida, sin saber que sería la última vez que lo verían vivo.

Juanito era el último primo hermano menor edad de la familia. Le seguían los sobrinos. “Era un chavo noble, con 15 años, estaba alto. Aparentaba más edad, pero con la cara de un niño. Iba a la escuela. Regresaba y se ponía a trabajar todas las tardes con su papá, de lunes a domingo. Jamás lo vi con cigarro, jamás tomó, jamás le supe algo malo, nunca lo vi con malas amistades… me gustaba su idea de seguir estudiando…tenía una meta en su vida, pero hoy en día nos lo han quitado de la manera más cruel”, expresó su primo quien exigió esclarecimiento de los hechos.

Después de ser sepultado, sus familiares y amigos marcharon por las calles del centro y posteriormente se plantaron frente al Ayuntamiento de Papantla para exigir justicia y detención del responsable.

Exigieron la presencia del alcalde, Eric Domínguez Vázquez para cuestionarle sobre el desempeño de la Policía Municipal Preventiva (PMP), y de su promesa de campaña, el de garantizar seguridad y bienestar para las familias de Papantla. Pero no los atendió, y tampoco el personal del gobierno municipal.

Al ser cuestionado, después de presentar a su Policía Turística, Domínguez Vázquez respondió que habría justicia, y que, en Papantla, “cada acto de delincuencia que se haga, será castigado”.

Un triángulo amoroso, la causa de las puñaladas

Unos minutos después de las declaraciones del presidente municipal, la Fiscalía General del Estado (FGE) presentó al presunto responsable del asesinato de Juan Jesús Hernández Martínez, de 15 años de edad.

El detenido fue identificado como Aldo Leonardo “N”, de 19 años de edad, quien habría confesado que, esa noche, asesinó a Juanito después de tener una discusión por motivos de un triángulo amoroso.

Su detención se realizó tras los resultados de las investigaciones de la Policía Ministerial (PM) de Veracruz. El presunto culpable fue puesto a disposición del Juez de Control bajo el expediente 72/2022, por el delito de homicidio calificado.

Fue recluido en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de la ciudad de Papantla. En las próximas horas, el juez determinará su situación legal.