Por José Martín

Poza Rica, Ver.- Diana Dávila Várguez fue destituida del cargo de tesorera municipal por presuntas irregularidades en el manejo de los recursos públicos de Poza Rica. 

Los integrantes del cabildo aprobaron la destitución, y en su lugar designaron a la licenciada en contaduría, Luz Karina Hernández Andrés.

De manera extraoficial, entre los propios regidores, señalaron que Diana Dávila habría “inflado” los costos de las pruebas para la detección del virus Covid-19 que el ayuntamiento utilizó en las jornadas de salud municipal durante las primeras semanas de la actual administración.

Presuntamente la tesorera ordenó adquirir un promedio de 500 pruebas clínicas con un costo de 500 pesos cada una sin notificar o presentar cotizaciones ante el cabildo, la comisión de salud municipal y sin licitaciones.

La empresa beneficiada fue Laboratorio de Investigaciones Bioclínicas (LIB Laboratorios), cuyo pago fue de 250 mil pesos por el lote de exámenes médicos. Esa adquisición habría generado inconformidades entre los ediles debido a que argumentaron que los precios de cada prueba oscilan entre los 200 pesos.  

A través de un boletín emitido por el gobierno local, el alcalde Fernando Luis Remes Garza recalcó que los cambios fueron para refrendar su compromiso de cumplir con los principios de austeridad y transparencia en el manejo de los recursos públicos a favor de los ciudadanos.

En contraparte, Diana Dávila Várguez a través de las redes sociales, cuestionó los argumentos y la falta de profesionalismo de algunos de los regidores y regidoras por votar a favor de su destitución cuando presuntamente le habrían pedido “favores” para beneficiarse o beneficiar a sus auxiliares.

Negó que haya incumplido con su ética, profesionalismo y honradez en el ejercicio público, por lo cual consideró que su caso puede ser constitutivos de violencia de género por el sólo hecho, de ser una de las 7 mujeres que ocupan cargos directivos de entre las más de 25 direcciones que conforman el ayuntamiento.