Por José Martín

Papantla, Ver.- Las autoridades de la SPC y la SEV inspeccionaron los daños que presenta la escuela primaria Donato Márquez Azuara, un edificio de más de 100 años de antigüedad para determinar si es viable que los alumnos retomen sus clases presenciales.

Desde hace dos años, el plantel educativo cerró sus puertas debido a la contingencia sanitaria causada por el virus Covid-19, pero por las afectaciones estructurales, los padres de familia se opusieron a que sus hijos regresaran a las aulas deterioradas.

Ante los constantes reclamos y exigencias de los papás, el personal de la Secretaría de Protección Civil (SPC) de la Dirección General de Espacios Educativos de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) inspeccionó el inmueble, ubicado en la calle Reforma en el centro de la ciudad.

De acuerdo con información proporcionada por los representantes de la SPC, la revisión será para determinar si es viable el retorno a las actividades escolares de los estudiantes, así como valorar el presupuesto que requieren para rehabilitarla y ponerla en operaciones.

Actualmente los niños y las niñas reciben sus clases de manera virtual ante el peligro que representa los hundimientos, las grietas y las fracturas que tiene el edificio, el cual fue construido en el año 1912 a base de piedras.

En tanto, el informe del dictamen será dado a conocer en los próximos días para conocer el nivel de riesgo que tiene la escuela primaria Donato Márquez Azuara.