• Y todavía les dejaron una deuda de 90 mil pesos y obras inconclusas

Por José Martín

Papantla, Ver.- «¡Queremos justicia!», gritaron en coro, los habitantes de la comunidad de Polutla al llegar a la Secretaría del Bienestar para exigir que se esclarezca el presunto desvío de recursos económicos del programa La Escuela Es Nuestra (LEEN) con el que pretendían remodelar los salones del preescolar bilingüe “Benito Juárez”.

Con pancartas en manos, los pobladores se plantaron frente a la delegación regional de la Secretaría del Bienestar, ubicado entre las calles Mariano Matamoros esquina con Bustamante del Barrio del Zapote.

Los inconformes acusaron que, en complicidad y omisión de Diana Itzel García Muñoz, una de las Servidoras de la Nación, la tesorera del comité de padres de familia, Carolina Santiago Bautista se quedó con los 200 mil pesos que recibió el plantel educativo del programa LEEN, y todavía les dejó una deuda de unos 90 mil pesos por concepto de salarios de obreros y materiales de construcción.

Desde hace un año, los padres de familia debieron ejercer el recurso financiero para mejorar la infraestructura o servicios públicos del plantel educativo, sin embargo, con argumentos de la pandemia del Covid-19, les habían “parado” los trámites y proyectos. Hasta que les exigieron la comprobación del uso del dinero, pero al pretender ejercerlos, la cuenta bancaria estaba en ceros.

Ahora, la tesorera de su comité, Carolina Santiago no les da explicaciones sobre el paradero de los 200 mil pesos, y tampoco se hizo responsable de los adeudos por sueldos de trabajadores, arquitecto y de los materiales de construcción que “encargó” para concluir la loza y reconstrucción de las paredes de dos aulas que “desmantelaron” para acondicionarlas.

Presuntamente, los pobladores poseen audios donde la tesorera, Carolina habría confesado que se “gastó” el dinero, otorgando préstamos personales con sus amistades.

Por esa situación, los 46 alumnos del preescolar bilingüe Benito Juárez reciben sus clases a la intemperie, en ocasiones bajo la sombra de un árbol o en el patio.

Ante estos señalamientos, las encargadas de la delegación de la Secretaría de Bienestar de Papantla argumentaron que el caso ya fue reportado y es investigado por las oficinas centrales ubicadas en la ciudad de Xalapa, por lo que exhortaron a los padres de familia a esperar la resolución por parte de las autoridades competentes.

Incluso, aconsejó a los inconformes, de ser necesario, recurrir a la Fiscalía General del Estado (FGE) para denunciar el presunto fraude, y de comprobarse, castigar a la o los responsables.