Por José Martín
Poza Rica, Ver.- Vecinos y deportistas de la colonia Cazones se opusieron que trabajadores de la empresa Petróleos Mexicanos (Pemex) sellaran un pozo de inyección de agua porque presuntamente, el terreno que es utilizado como un campo deportivo, será donado para la construcción de una universidad.

Los inconformes encararon a los funcionarios de Pemex que acudieron a las instalaciones deportivas ya que solo se limitaron en informar que las maniobras serían para sellar las líneas subterráneas del yacimiento marcado con los números 140, el cual abastece del vital líquido a otras tuberías localizadas en ese sector habitacional.

Los entrenadores, madres de familia y deportistas aseguraron que la empresa productiva del estado pretende sellar el pozo, cerrarla al público y posteriormente ceder el predio para edificar una casa de estudios universitarios.

Ante la incertidumbre y la desinformación oficial, los colonos pidieron que les explicaran los motivos por los que cerrarían las válvulas de inyección, ya que así ha funcionado desde hace más de 50 años, y como un campo deportivo para beisbolistas y softbolistas, desde niños y niñas de 9 años hasta jóvenes mayores de 25 años, así como personas que acuden a caminar o correr en las áreas habilitadas.

Una de las encargadas del área de gestión de Pemex, leyó un escrito que dirigieron al ayuntamiento, solicitando la presencia del personal de Protección Civil municipal para proceder con la clausura de las instalaciones, sin embargo, para los deportistas y entrenadores, la información fue escueta e imprecisa, además de que no les garantizaron el destino y uso final del predio.

Por esa situación, los colonos se negaron rotundamente a permitir los trabajos hasta que la empresa Pemex les firme un documento – compromiso para que, al concluir las maniobras, el campo permanezca abierto al público, y principalmente para quienes fomentan el deporte en los niños, las niñas, adolescentes y jóvenes.

El campo 140 de Pemex está localizado sobre la avenida 20 de Noviembre esquina con calle De la Rosa de la colonia Cazones. Los inconformes advirtieron que, de no haber soluciones o Pemex pretenda imponer sus condiciones, bloquearán calles y recurrirán hasta con el propio Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador para defender e impedir que les quiten su campo deportivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *