• Acusan que Patricia sabe y conoce a los verdaderos culpables del asesinato

Por José Martín

Papantla, Ver.- Con pancartas y lonas en manos, familiares del joven Aldo Leonardo “N” protestaron para exigir su liberación y aseguraron que está amenazado de muerte para declararse culpable del asesinato de Juan Jesús Hernández Martínez, quien fue apuñalado en 28 ocasiones y después, degollado por un supuesto romance.

“¡Aldo es inocente!”, “¡Aldo es inocente!”, “¡Aldo es inocente!”, gritaron en coro los inconformes mientras se atrincheraban frente al ayuntamiento de Papantla para exigir justicia, esclarecimiento de los hechos y libertad para el presunto homicida de Juanito.

El papá del detenido, Rodolfo García de Luna declaró que su hijo fue amenazado de muerte por las autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE) para que se declarara culpable del crimen.

Lo detuvieron el pasado viernes aproximadamente a las 14:00 horas de la tarde mientras se encontraba en su trabajo, en una tienda.

La mamá de Aldo, Lucía Salinas exhortó a la FGE investigar e interrogar a la joven Patricia, la supuesta novia del adolescente finado, ya que presuntamente les informaron que el día de los hechos, había manchas de sangre de Juan Jesús que salían de su domicilio.

“Queremos que lo investigue la autoridad. La gente nos dijo que la sangre del joven (fallecido) salió de la casa de la señora que señaló al pobre muchacho (Aldo Leonardo), y le echan la culpa a él cuando no tiene nada que ver…es inocente. El muchacho es de casa, no anda en grupitos de malvivientes”, refutaron los papás sobre los delitos que le imputan a su hijo.

El señor Rodolfo García aseguró que el detenido, el día del crimen, llegó aproximadamente a las 9 de la noche, y la muchacha le habría llamado para que fuera a su domicilio, pero sólo para “embarcarlo” de los hechos que le quitaron la vida a Juan Jesús Hernández.

En el juzgado de control, bajo el expediente 72/2022, Aldo Leonardo “N”, de 19 años de edad, le imputan el delito de homicidio calificado en agravio de Juanito, de 15 años, quien fue apuñalado en 28 ocasiones y después degollado sobre el camino que conduce a la comunidad Arroyo Colorado.