Reforma Escolín, con más derrames de petróleo

0
38
  • El crudo a contaminado el arroyo que cruza Reforma Escolín y las localidades como Cerro Grande y Rancho Nuevo

Por José Martín

Papantla, Ver.- Reforma Escolín es una de las comunidades donde han ocurrido más fugas de hidrocarburo en la zona norte de Veracruz. A pesar de los daños ecológicos y afectaciones que han causado en cultivos agrícolas y al medio ambiente, la empresa Petróleos Mexicanos (Pemex) no ha pagado un solo peso a las familias damnificadas.

El sub agente municipal de esa localidad, Gerardo Pérez Jiménez declaró que en los últimos meses han ocurrido un promedio de 10 derrames de crudo en diferentes áreas, generando pérdidas de cosechas, contaminación en cuerpos de agua y las tierras de diferentes ejidatarios.

El caso más actual comenzó desde hace seis meses. Se trata de escurrimientos de aceite que emanan de una tubería de ocho pulgadas que proviene de las baterías de separación del Campo Poza Rica XX con destino a la Central de Turbo Bombas II Poza Rica, mejor conocido como Campo 2, perteneciente al municipio de Coatzintla.

La espesa mancha negra se ha esparcido dentro de un potrero y un sembradío de maíz. Pero a través de un canal natural de agua, el crudo a contaminado el arroyo que cruza Reforma Escolín y las localidades como Cerro Grande y Rancho Nuevo, ubicadas sobre la carretera federal Poza Rica – Papantla.

Gerardo Pérez indicó que los encargados de Pemex informaron que en la comunidad realizarían cambios de tuberías por los deterioros y desgastes que presentan las líneas subterráneas actuales, y para ello, romperían el concreto hidráulico de la calle principal que recientemente fue construido.

Sin embargo, desde hace más de un mes los trabajadores abandonaron las maniobras, así como varios tramos de ductos que permanecen tirados sobre el potrero. El argumento de “parar” la obra fue que Pemex no les autorizaba los recursos económicos para concluir con los trabajos.

Desde entonces, el hidrocarburo se derrama descontroladamente, y en los alrededores esparce intensos olores a gas que irritan los ojos, el olfato y los pulmones, además de malestares en la salud. En las inmediaciones se encuentran algunas viviendas que fueron construidas en el pozo petrolero número 161, adscrito al campo Escolín.

Pero para el sub agente municipal, Gerardo Pérez, el peligro es más para los estudiantes del preescolar, la primaria, telesecundaria y el telebachillerato que se ubican a unos 200 metros de distancia de la zona del derrame. “Pero eso, la fuga, Pemex lo minimiza… ellos sólo se enfocan en recuperar parte del crudo derramado”, reprochó.

La “cura” provisional

Extraoficialmente se informó que la fuga del hidrocarburo proviene de un agujero que se formó en la tubería de ocho pulgadas, justo en el tramo recién pavimentado por la administración municipal anterior.

De acuerdo con información proporcionada por los obreros encargados de succionar el crudo, esa perforación provoca que se filtren aproximadamente 90 mil litros de aceite al día.

Para tratar de controlar los escurrimientos, la empresa Pemex envía pipas de compañías petroleras para que, tres veces al día, succionen todo el hidrocarburo que se acumula en una poza que construyeron a escasos metros, dentro del potrero.

Incendio, otra amenaza para las familias

Además de las fugas de petróleo, localidad Reforma Escolín también ha sufrido uno de los mayores incendios registrados en Papantla, y que habría surgido por presuntas negligencias por parte de los encargados de Petróleos Mexicanos.

El pasado sábado 4 de junio del 2022, bajo los intensos rayos del sol, surgió una explosión en otra de las tuberías que se localizan en las inmediaciones de la planta de ácidos y aromáticos que se ubican en el Campo Petrolero Escolín y entre el pozo marcado con los números 238 -32.

En esa quemazón, además del apoyo de militares, del departamento de Seguridad Física, Protección Civil estatal y municipal, los habitantes de la localidad también tuvieron que apoyar en las labores para sofocar el fuego que rápidamente se extendió en más de seis hectáreas de un predio particular.

Tras varios días de trabajo, y con el uso de helicópteros del gobierno de Veracruz, el incendio fue controlado y extinguido.

También ocurrió otra explosión dentro de un terreno particular, localizado en las partes altas de la zona rural Reforma Escolín, y en límites con Cerro Grande.

A pesar de esta situación, la empresa Pemex no ha pagado los daños que ha provocado en los sembradíos, potreros, arroyos y pozos artesianos que se ubican en la comunidad Reforma, Rancho Nuevo y Cerro Grande Escolín.

“Exigimos que Pemex se haga responsable de la contaminación que está haciendo, y nos proporcione agua potable para nuestra gente de las comunidades afectadas”, expuso el sub agente municipal, Gerardo Pérez Jiménez.