• Empleados sindicalizados se plantaron frente a la sede de la entrega de apoyos a los agricultores afectados por el huracán Grace

Por José Martín

Coatzintla, Ver.- “No más represalias, ni acoso laboral contra los trabajadores”, “¡Justicia laboral!”, gritaban en coro los empleados municipales mientras se atrincheraban frente al Centro Social Coatzinteco para exigir la reinstalación de 31 sindicalizados que fueron “despedidos” por el alcalde, César Ulises García Vázquez presuntamente por “revanchas” políticas.

Con lonas y pancartas en manos, los inconformes se plantaron frente el edificio donde el presidente municipal y autoridades estatales entregaban apoyos para los agricultores afectados por el paso del huracán Grace.

“Señor gobernador, solicitamos su intervención por el abuso de poder del alcalde, César Ulises García Vázquez”, “Los derechos laborales son derechos humanos”, eran parte de las consignas que se leían en las cartulinas y mantas que portaban los manifestantes y al mismo las reforzaban, con gritos de reclamos, “César Ulises, represor de los trabajadores y del pueblo”, “Coatzintla, municipio sin ley”.

Uno de los trabajadores despedidos, con micrófono en manos, reprochó la actitud del presidente de Coatzintla por calificarlos como un daño patrimonial para el municipio cuando, durante su administración, dejó obras inconclusas y que hasta la fecha son “elefantes blancos”.

“César respeta los derechos laborales de las mujeres sindicalizadas”, “Ya basta de represalias y de despidos injustificados”, agregaron.

También lamentaron que los ediles y la sindico sean cómplices de los atropellos y violaciones a los derechos laborales, así como por el daño patrimonial que existe en el municipio como el caso de la obra del gimnasio municipal que permanece inconcluso desde hace seis años.

Desde hace cinco meses, al asumir el cargo de presidente municipal, César Ulises García “despidió” a 31 trabajadores sindicalizados a quienes señaló como “allegados” de la ex alcaldesa perredista, Patricia Cruz Matheis, quien, por cierto, fue ahijada política del actual alcalde con el PRD, pero ahora, es por Morena.