• Familiares de desaparecidos han desenterrado más de 20 mil fragmentos de huesos quemados, y aún hay más, advierten

Por José Martín

Poza Rica, Ver.- Tihuatlán es el cementerio clandestino más grande de la zona norte de Veracruz. Los familiares de los desaparecidos han encontrado desde cráneos, pedazos de huesos quemados, fosas clandestinas y hasta “cocinas” donde deshacían a las personas.

En esa ciudad se han desenterrado más de 20 mil fragmentos de huesos incinerados, y en el predio “La Gallera” siguen apareciendo más restos óseos, reveló la representante del colectivo de Familiares en Búsqueda “María Herrera”, Maricel Torres Melo.

En ese terreno, pero en el año 2017, los integrantes del colectivo junto con las autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE), hallaron seis cuerpos humanos en descomposición, y desde entonces, también descubrieron 15 “cocinas” donde incineraban y desaparecían los cuerpos de las personas “levantadas”.

Otro sitio donde mantienen la búsqueda es en Chichimantla y Xocotla, dentro de un rancho, localizaron más de 700 fragmentos de huesos quemados a orillas de un río. Las autoridades continúan con las investigaciones correspondientes.

Mientras tanto, los familiares en búsqueda María Herrera en coordinación con la FGE y la Comisión Estatal de Búsqueda de Veracruz (CEBV), retomaron los trabajos en el predio “La Gallera” para recuperar parte de los fragmentos de huesos quemados.

“No hemos podido terminar en ese lugar, y vamos a seguir ahí, trabajando, para encontrar a nuestros seres queridos”, refirió Maricel Torres Melo al concluir la inauguración de un mural pictórico hecho por el ayuntamiento por los y las desaparecidas de la zona norte de Veracruz.

La obra gráfica fue realizada en los pilares del distribuidor vial, a la altura del parque central Benito Juárez, en la colonia Obras Sociales.