• Por falta de ventilación, su mascota “Momo” dentro de la maletera mientras viajaba de Poza Rica hacia la Ciudad de México

Por José Martín

Poza Rica, Ver.- Una joven interpuso una denuncia en contra de la empresa de autobuses “Futura” por la muerte de su mascota que se asfixió por falta de ventilación durante el trayecto de Poza Rica a la Ciudad de México.

Se trata del caso de Carolina Márquez, quien después de exhibir la presunta negligencia de la compañía de transporte público, recurrió a la Fiscalía Desconcentrada de Investigación en Delitos Ambientales y en Material de Protección Urbana (Fidampu), ubicada en la alcaldía Cuauhtémoc en la Ciudad de México para esclarecer y pedir justicia por su amado “momo”.

Su perrito de seis años, de la raza Pug, murió dentro de la maletera del autobús marcado con los números 8 mil 104 de la corrida 5 mil 611 de la línea “Futura”. La joven y su mascota viajaban de Poza Rica hacia la Ciudad de México.

El conductor del autobús y la empresa jamás informaron a los pasajeros que los equipos de aire acondicionado presentaban fallas. Por eso, Carolina dejó que “Momo” viajara en la maletera, sin saber que era la peor decisión.

Los hechos ocurrieron el pasado viernes 20 de mayo del 2022. Ella y su mascota abordaron la unidad a las 13:30 horas de la tarde, y casi cuatro horas después, ya en la Ciudad de México, le entregaron a su perrito sin vida. Trataron de reanimarlo, sin embargo, ya no revivió.

Ante la frustración y el shock por la muerte de su perrito, la mujer solicitó que su hermano y un amigo fueran por ella en la central de autobuses. Al ver los hechos, sus seres queridos reclamaron a la empresa por su presunta negligencia, sin embargo, el encargado de “Futura”, de forma déspota y sin empatía sólo contestó, “pues ese es tu problema, ya se murió. ¿Qué quieres que haga?”.

Después de explicar lo ocurrido, los directivos de la compañía de transporte le ofrecieron un descuento del 50 por ciento en el costo de su próximo viaje. Pero Carolina Márquez recalcó que no busca una indemnización por la muerte de “Momo”, sino que la empresa sea consciente y responsable de la vida de las mascotas que utilizan los autobuses.